La margarita

La flor de la duda amorosa, la popular margarita, da nombre a una extensísima gama de especies de la gran familia de las Compuestas o Asteráceas, que se caracterizan por su forma de disco solar.

Florecen, en general de forma muy abundante e infatigable, desde la primavera hasta el verano, según la especie, aunque la región climática influye mucho.

Son fáciles de cultivar e insuperables a la hora de llenar de color el jardín o las macetas de la terraza o el patio.

Variedades de margaritas

  • BRACHYSCOME MULTIFIDA.  Esta vivaz australiana es ideal para utilizar en parterres y como cubresuelos por su porte tupido y bajo. Las flores son pequeñas pero muy profusas, de un color generalmente malva. Es de larga y abundante floración. Necesita sol y un suelo rico y ligero. Se usa en xerojardinería No exige cuidados especiales.
  • ASTERISCUS MARITIMUS. Óptima para zonas costeras y de veranos extremos y secos, esta vivaz semirrastrera de porte compacto ofrece flores de un vivo color amarillo. No exige mantenimiento. Vive en cualquier tipo de suelo, incluso rocoso, siempre que drene bien. Le gusta el sol.
  • SANVITALIA SPECIOSA. Planta muy compacta, de abundantes margaritas pequeñas de color amarillo y hojas de un intenso color verde. Se utiliza mayoritariamente combinada con otras plantas. Su floración es generosa y dura desde la primavera hasta finales del otoño. La variedad más cotizada se llama ‘Superbini’.
  • BRACTEANTHA BRACTEATA. Es llamada vulgarmente siempreviva, inmortal o flor de papel por sus capítulos con aspecto de flor seca. Esta anual florece largamente, con gran énfasis en verano. La paleta de colores es muy amplia (en la foto, ‘Sundaze Flame’, de Proven Winners). Necesita pleno sol. Tolera el calor del verano (es de origen australiano), pero no el frío. El suelo ha de ser rico, ligero y con buen drenaje. Al tener mucha masa de hojas requiere riego abundante. Se planta en primavera y crece rápidamente. Las flores se pueden utilizar como flor cortada dentro de casa durante mucho tiempo. El pinzamiento favorece el desarrollo compacto de las matas.

 

 

Deja un comentario