Cómo decorar el recibidor

 

Pocas personas caen en la cuenta hoy en día de lo interesante que puede ser colocar un recibidor en la entrada de su hogar. Se trata de un rincón que puede ofrecernos numerosas ventajas. Por una parte, colocamos en él distintos elementos que viene muy bien tener a mano cuando entramos en casa: por ejemplo, el perchero (que nos evita dejar abrigos y ropa en cualquier sitio y terminar acumulándola), el paragüero, o un lugar donde colocar las llaves para que estén siempre a mano. Por otra parte, es un complemento perfecto para nuestra decoración; una especie de “prólogo” al resto de la casa, que deja bien claro en el primer vistazo cuál es nuestro estilo.

Lo más básico, por tanto, es que nuestro recibidor esté en consonancia con las demás habitaciones de la vivienda. Si nos hemos decantado por un estilo rústico o tradicional, con muebles de madera o mimbre, podemos encontrar complementos para el recibidor elaborados en este mismo material. Los más comunes suelen ser mesas pequeñas o cajoneras, sobre las que colocamos un espejo. A la derecha vemos un ejemplo de esta composición.

También es un buen lugar para colocar jarrones con flores vistosas. Los jarrones son elementos que a menudo se infravaloran, pero que tienen una gran importancia a la hora de servir como guía para la decoración de un hogar. Por ejemplo, si queremos tener un estilo más vanguardista o moderno, podemos elegir jarrones como los que vemos junto a estas líneas, de colores blancos o negros y formas sobrias y sencillas.

Los paragüeros y los percheros, como hemos mencionado arriba, tampoco deberían faltar en ningún recibidor bien avenido. Encontramos muchos diseños originales para ambos. Bajo estas líneas vemos un ejemplo: paragüeros decorados con imágenes de los famosos carteles del pintor Toulouse-Lautrec.


Deja un comentario