Vainilla

 Actualmente, en el mercado podemos encontrar distintos tipos de variantes en la vainilla como azúcar avainillado, vainas de vainilla (también conocido como vainilla en rama) o esencia de vainilla.

El azúcar avainillado y la esencia de vainilla son sencillos de utilizar, sólo hay que seguir la receta para saber qué cantidad hay que echar de una u otra.

Sin embargo, para sacar el máximo sabor y aroma a la vaina de vainilla tenemos que seguir unos sencillos pasos que nos llevarán muy poco tiempo, pero que en cambio, notaremos la mejora en el postre.

Procedimiento

(1) Buscamos una tabla o una superficie limpia y plana y colocamos sobre ella la vainilla.

Escogemos un cuchillo de punta afilada y con él, hacemos un corte superficial a lo largo de la vaina. Lo que pretendemos es llegar al centro de la vaina y abrir una parte de ella, pero sin cortar por ambos lados la vaina, no la queremos cortar a la mitad.

(2) Una vez hecho esto, coge la vaina de vainilla y ábrela con delicadeza con los dedos. Al mirar en su interior podrás ver unos granitos, son las semillas de vainilla que es lo que le da tanto sabor.

(3) De nuevo, colocamos la vaina sobre la tabla o la superficie que previamente hemos utilizado. Con el cuchillo del revés, por el lado que no corta, pasamos toda la hoja a lo largo de la vaina para no estropear la rama y extraer las semillas.

 

Deja un comentario