Consejos para pintar las paredes en tonos cálidos

La atmósfera acogedora que aporta los tonos cálidos es innegable.

Si nos decantamos por las gamas más claras, conseguiremos ambientes elegantes y fáciles de decorar.

Las paredes son el marco perfecto para llevar tonalidades cálidas a nuestro hogar y a partir de ello agregar otros colores un poco más intensos (tal como vemos en diversas revistas de decoración).

Paredes

Si elegimos para la pintura algunos de los integrantes de la gama cálida, como piedra, arena, beige, arcilla o vainilla, para pintar las paredes podemos añadir calidez a nuestra casa e incluso conseguir la sensación de temperatura más alta.

La naturaleza y los elementos que forman parte de ella son su principal fuente de inspiración, así cada temporada nos encontramos con que sus tonos se reinventan. Por ejemplo, los tonos piedra forman parte de las tendencias actuales por su carácter versátil y combinable, por lo que se convierten en una opción ideal para pintar toda la casa cuando se quiere dar una muy suave nota de color que se aleje del tradicional y frío blanco.

Por otro lado, si eliges una suave gama de beige favorecerá toda tu casa, ya que se trata de una base muy adaptable que refleja la luz y los textiles adquiriendo diversos matices. Los ambientes dan sensación de continuidad y reflejan una imagen armoniosa.

Por lo general, los tonos cálidos claros son relajantes y luminosos, y en función de la luz se orientan hacia el beige o el marrón, a todo ello debemos agregar su destacable carácter sobrio y elegante, y bien combinados ponen una nota sofisticada.

Cómo combinarlos

Tanto la gama de los tierra como la de los beiges o cremas destacan la belleza de la madera, siendo las claras o las de tono medio las más recomendables para combinar. Aunque también se consiguen estancias elegantes y señoriales con muebles de madera oscura y de estilo colonial.

Las tonalidades cálidas se dejan influir por los complementos textiles, ya que resaltan su textura (más aún que con el color blanco). Si las combinas con algodón o lino consiguen un resultado más informal, y con tejidos más ricos y vistosos, como el terciopelo o la seda, puedes obtener un resultado más elegante y urbano.

Por el estilo natural que proyectan estos colores combinan muy bien con elementos de fibras, como sisal o yute. Pero si lo que quieres es conseguir un ambiente un poco menos cálidos, no dudes en incluir complementos textiles (cojines o plaids) o alfombras en verde sua

ve o musgo; mientras que para añadir calidez, los corales o amarillos en sus tonalidades más vibrantes son la mejor opción.

Deja un comentario