Ailamiento Termico en paredes y techos

El factor más determinante para consumir menos energía en climatización, ya sea frío o calor, es optar por mejorar el aislamiento térmico de nuestra casa.

Los beneficios en el aislamiento térmico son muchos, el más destacado de todos es el gran ahorro de energía que repercute en una casa o edificio, aproximadamente se calcula que se ahorra entre un 30% y un 70% en energía, y por lo tanto también ahorraríamos dinero.

Si queremos empezar desde ya a ahorrar energía, lo primero que tenemos que saber es que las principales pérdidas de calor se producen a través de las fachadas y las cubiertas, así que es una buena opción invertir en un buen aislamiento térmico en fachada y aislamiento térmico en cubiertas, consiguiendo un ahorro entre un 40% a un 60% en energía.

Tipos de aislantes termicos

  • Aislamiento térmico inyectado: Se trata del sistema más rápido y cómodo para incrementar el aislamiento térmico de nuestras viviendas. Consiste en la realización de una serie de perforaciones en la cara interior o exterior de la fachada de nuestra vivienda a través de las cuales se inyecta con una manguera especial el aislamiento térmico.Este sistema, como ya hemos dicho, tiene la ventaja de ser cómodo y no necesitar apenas “obra”. Por otro lado  no tenemos manera de comprobar que la colocación haya sido uniforme.
  • Aislamiento térmico interior, trasdosados:Se trata de una solución ideal si vamos a realizar una reforma integral en nuestra vivienda. La colocación de aislamiento térmico mediante trasdosados se compone  de paneles aislantes adosados a la fachada, que después se recubre por una capa de pladur, paneles de madera o ladrillo para ocultarlos.
  • Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE):  Este tipo de aislamiento se realiza por el exterior del edificio, se trata de la incorporación de paneles aislantes en toda la superficie exterior de fachada. Estos paneles aislantes se recubren después con diferentes tipos de acabado. La principal ventaja de este sistema de aislamiento es que su colocación no afecta al interior de nuestra vivienda y que, al “envolver” toda la capa exterior del edificio, elimina la gran mayoría de puentes térmicos, si no todos. Como inconveniente podemos decir que limita el diseño exterior de fachada de los edificios.
  • Aislar techos y suelos (evitar puentes térmico):Suele ser recomendable aislar también los techos, mediante la incorporación de aislamiento térmico en el falso techo de nuestra vivienda o reforzando el aislamiento de la cubierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *