Cubrecamas – tipos y consejos para elegir

La diferencia fundamental entre un Cubrecama y un Acolchado, es que el segundo es de abrigo y es usado habitualmente en invierno o en épocas de baja temperatura.

El tipo e intensidad de calefacción que tengamos, seguramente será determinante a la hora de elegir entre el cubrecama y el acolchado. Muchas veces no será necesario recurrir a un acolchado puesto que contamos con buena calefacción o incluso adecuado abrigo en las frazadas. Hay ocasiones en las que un cover (similar a un acolchado pero menos grueso y pesado) puede darnos una solución al tema del abrigo en las camas, este sumado a una frazada ocasional puede ser suficiente en media estación o verano.

Algunas de las opciones más usuales en Cubrecamas y Acolchados son: jacquard, rústicos, portugués, gross, microfibra, percal, estampados, lisos, etc.

Recuerde que en el caso de querer cubrir una cama con una colcha con volados, el colchón no deberá tener una medida superior al 1.50 m. de ancho, si su colchón excediera esa medida consúltenos por otras opciones.

Deja un comentario