cuidados de ventanas de madera

La madera es uno de los materiales más duraderos, pero también se ve afectada por el paso de los tiempos y si no recibe el mantenimiento adecuado, podría sufrir daños de importancia. Las ventanas de madera están expuestas a los rigores del clima y por tanto sufren un desgaste mucho más acelerado por efecto del sol, el agua, el viento y los agentes químicos. Pero si la reparamos a tiempo, no hay razón para que la ventana dure muchos años más.

Los daños más comunes en la madera son: pudrición, el deterioro de la masilla y daños en las guarniciones (bisagras, cierres, tornillos, etc). Estos problemas son evitables con un mantenimiento apropiado.

Cuando las ventanas ya están dañadas, debemos actuar lo antes posible para impedir que el daño avance y destruya completamente la madera.

Desmontamos las horas de la ventana y procedemos a lijar la pintura de las hojas y del marco, hasta dejar la madera descubierta, entonces se podrá observar claramente el deterioro de la ventana y de acuerdo al grado del mismo, se reparara las partes dañadas.

Para el lijado se utilizará una lijadora con un disco de granulado medio.

En cuanto a una correcta conservación de la madera -especialmente la expuesta a la intemperie- requiere de la aplicación de productos de calidad que la protejan frente a insectos y hongos destructores, así como del sol, la humedad o la contaminación.

Para esto es necesario seguir los siguientes pasos:

En primer lugar, se debastará la superficie con un papel de lija de grano grueso para después uno más fino y eliminar los repelos hasta conseguir una superficie lisa al tacto.

El lijado se realizará siempre en sentido de la veta. Terminada esta operación, se eliminará el polvo con un cepillo o trapo humedecido ligeramente con disolventes si se trata de madera resinosas.

Se rellenarán y sellarán las grietas y uniones con una Pasta para madera para mejorar el aspecto estético y evitar que el agua de lluvia pueda penetrar. Se aplicará con una espátula y se lijará, una vez seca, con lisa fina hasta igualar con la superficie.Se taparán las manillas, bisagras, etc, con cinta adhesiva de carrocero y se enmarcará en perímetro de contacto con la pared para evitar manchar las superficies de obra.Con esta misma finalidad, se colocará un film plástico en la base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *