Cubrecamas, colchas y alcolchados para invierno

Los cubrecamas de invierno son por lo general más gruesos debido a que tienen que generar una capa lo suficientemente gruesa que nos permita una buena separación y aislamiento del exterior.

 

De acuerdo al relleno las colchas de invierno también suelen ser más o menos pesadas, mientras que las de verano se caracterizan por ser frescas y dejar pasar el aire a través de las mismas.

 

cubrecama de invierno
cubrecama de invierno

Los diferentes materiales de los Cubrecamas, colchas y alcolchados para invierno

Las colchas de plumas son una de las más elegidas para el invierno. Las plumas de ganso, las más utilizadas para la confección de este tipo de ropa de cama tienen propiedades térmicas inigualables. Estas plumas brindan muchísimo calor y evitan que este se pierda hacia el exterior a través de la colcha. Estas son las colchas de invierno por excelencia debido a que este material nos da el máximo confort en esta época del año. Además su suavidad es inigualable. Cuando nos cubrimos con una colcha de pluma sentimos un peso muy suave sobre nosotros que nos brinda una tibieza para permanecer cómodos durante toda la noche.

Si buscamos una colcha más consistente lo que podemos hacer es mezclar relleno de pluma con relleno sintético.

colchas de invierno
colchas de invierno

Además de darnos una colcha más firme esto abaratará los costos. Tendremos los beneficios de la pluma pero por un precio un poco más accesible.

Las colchas de lanas gruesas también son ideales para el invierno. Este material nos dará mucho calor nos protegerá contra el frío exterior. Sin embargo estas son a veces realmente muy pesadas, más que la pluma, por lo que para algunos pueden resultar incómodos. Sin embargo nos proporcionan el mismo abrigo que la pluma y generalmente con un costo bastante más barato.

Una solución que algunos encuentran para crear colchas de invierno es la funda de la colcha.

 

endredones de invierno
endredones de invierno

Muchas veces proteger una colcha de media estación con una buena funda puede ser un buen refuerzo para cuando llegan los verdaderos fríos.De esta manera estaremos poniendo una nueva capa aislante entre nosotros y el exterior. Muchas fundas vienen hechas en telas térmicas que ayudan a prevenir que el calor escape hacia fuera, cosa que la mayoría de colchas de media estación no tienen. De esta forma podemos dejar la misma colcha que utilizamos un verano reforzada con una funda.

Otra opción muy suave y cada vez más de moda son las colchas de tela polar. Esta tela es realmente muy abrigada y nos brinda una sensación realmente agradable al contacto con la piel. Además la colcha de polar se puede colocar debajo de un cubrecamas, por lo cual se puede mantener la misma apariencia de la cama todo el año, sin modificar su apariencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *